miércoles, 15 de mayo de 2013

MALLORY E IRVINE: ¿PRIMERA ASCENSION AL EVEREST?


Este mes se celebra el 60 aniversario de la conquista del Everest: el 12 de abril de 1953, la expedición británica dirigida por John Hunt establece el campamento base en la falda de la montaña más alta del mundo. Después de 48 días, a las 11:30 de la mañana del 29 de mayo, el alpinista neozelandés Edmund Hillary y el sherpa nepalí Tenzing Norgay alcanzan la cumbre.

¿Pero realmente fue la primera vez que el hombre pisó esta cima?


El día 8 de junio de 1924, Mallory e Irvine salieron del campamento 6 hacia la cumbre del Everest. Desde su el collado norte, Noel Odell seguía la progresión de los dos hombres con un telescopio. Suyo es el último testimonio:
Toda la arista somital y la cumbre del Everest se hallaban despejadas. Mis ojos quedaron fijos en el pequeño punto negro que se recortaba en una cresta de nieve situada debajo de un resalte rocoso de la arista; el punto negro se movió. Entonces apareció otro punto negro que se desplazó por la nieve hasta reunirse en la cresta con el primero. Éste se aproximó entonces al gran escalón rocoso y al poco apareció en lo alto; el segundo le imitó. Entonces toda aquella fascinante visión se desvaneció, una vez más, envuelta en nubes”.
En los días siguientes Odell los buscó desesperadamente. Subió en dos ocasiones hasta el C-6, pero no estaban allí. Él estaba seguro de haberlos visto superar el segundo escalón. Dos días después se les dio oficialmente por muertos.

Irvine y Mallory
En los inicios del siglo XX sucesivas expediciones británicas habían fracasado en sus intentos de alcanzar ambos polos geográficos. Alcanzar el denominado "tercer polo", la cima del Everest, se convirtió en una cuestión de orgullo nacional.
 
Monte Everest

El Everest, es la montaña más alta del mundo con una altura de 8.848 metros. Se encuentra en la frontera entre Tíbet, al norte, y Nepal, al sur. Ambos países mantenían sus fronteras cerradas a los extranjeros hasta que en 1920 Tíbet abrió las suyas por primera vez desde 1850, al relajarse la situación internacional, especialmente con respecto a China. Tíbet está situado en Asia Central, una región sobre la que el Reino Unido y Rusia ansiaban extender su influencia desde principios del siglo XIX, dando lugar a una rivalidad denominada por los británicos "el Gran Juego". Tras el anuncio de la apertura de fronteras por Tíbet, desde el Reino Unido se organizó sin dilación la primera de sus expediciones, que requerían complejas negociaciones por parte de la administración británica de la India ante el gobierno tibetano.

A principios de los años 20, el Reino Unido contaba entonces con los mejores montañeros del mundo pero Mallory destacaba, según su amigo el coronel Norton, “por ser ligero, ágil y activo, dotado de un paso excepcional ascendiendo y descendiendo y con insuperables equilibrio y habilidad en roca, nieve y hielo”, y por eso fue seleccionado para liderar las expediciones que, desde 1921, pretendieron asaltar por fin la cumbre del Everest.

Mallory


George Herbert Leigh Mallory nació en Mobberley, Inglaterra, en 1886.  Fue introducido en la escalada por su profesor Graham Irving, y por su amigo (diez años mayor) el escalador Geoffrey Winthrop Young. A lo largo de su vida realizó ascensiones por toda Gran Bretaña y los Alpes, para acabar dirigiendo su atención al entonces desconocido Himalaya.

Durante la Primera Guerra Mundial, Mallory participa en combate como fusilero de la Royal Garrison Artillery pero en cuanto acaba el conflicto retoma su afición por el alpinismo y logra, en 1920, llegar a la cima del Mont Blanc.

En 1921, forma parte de la “Primera Expedición Británica” al Himalaya. Durante esta primera incursión en la cordillera asiática, Mallory y los suyos solo inspeccionan la zona y ni siquiera intentan un asalto al Everest pero descubren el “Paso del Noroeste”, fundamental para evitar el glaciar de Rongbuk y poder afrontar el ascenso en el futuro.

En 1922 se intenta por fin el ascenso pero, a pesar de superar por primera vez la barrera de los 8000m de altura , un alud sorprende a la expedición que debe retirarse. En el accidente mueren varios Sherpas, y Mallory, conmocionado, se retira.

En 1923, los problemas financieros de la organización impidieron organizar una tercera expedición. En efecto, el Mount Everest Committee había perdido 700 libras (una gran cantidad de dinero para la época) en la quiebra del Simla Bank, así que la siguiente expedición tuvo que posponerse. Durante este año Mallory estuvo  de gira por Estados Unidos promoviendo la siguiente expedición. Allí, lejos del ambiente de Inglaterra, donde el Everest se había convertido en una cuestión nacional, Mallory se encontró con una opinión general que no comprendía la finalidad de una ascensión a la montaña más alta del mundo. Ante la pregunta de por qué escalarla, él se limitó a contestar: "Porque está ahí".


Expedición de 1924


Por fin en 1924 una nueva expedición británica llegó al Himalaya. Su comandante era una vez más Charles Bruce, que no tardó en enfermar, por lo que la responsabilidad de tomar decisiones recayó en los escaladores de la expedición: Somervell, Norton y Mallory. Uno de los nuevos miembros de la expedición era un joven estudiante de ingeniería: Andrew Irvine, de 22 años. Irvine conocía a la perfección el funcionamiento de los aparatos de oxígeno y, si bien carecía de falta de experiencia en alta montaña, había demostrado un comportamiento ejemplar en una expedición a las islas Spitsbergen.


Antes de que ninguna cordada hiciera un primer intento, un temporal sorprendió a cuatro sherpas que estaban realizando tareas de abastecimiento en altura. Tras cuatro días atrapados, y aun cuando el tiempo no mejoraba, Norton, Somervell y Mallory ascendieron para rescatar a los sherpas.
La experiencia agotó a los tres hombres, pero al poco se decidió hacer dos intentos de atacar la cumbre. Somervell y Norton, sin botellas de oxígeno, lo intentarían primero por el Gran Corredor (que en adelante sería conocido como Corredor Norton). Mallory e Irvine lo intentarían después con botellas, tomando la ruta de la arista norte hasta conectar con la arista noreste.
De acuerdo a los planes, la primera cordada partió después de unos días de descanso. Norton y Somervell ascendieron sin oxígeno hasta los 8570 metros. Pero Norton arrastraba una dolencia de garganta que lo agotaba y hubieron de dar media vuelta.

Era el turno de la segunda cordada. Mallory, que ya tenía 38 años, sabía que esta era su última oportunidad de escalar el techo del mundo. Así lo revelan sus últimas anotaciones: "La suerte está echada. De nuevo por última vez avanzamos por el glaciar de Rongbuk en pos de la victoria o de la derrota final".

El día 7 de junio Mallory e Irvine, acompañados por algunos porteadores, partieron hacia la cumbre por la arista noreste (llamada la "cuchilla"). Otros dos escaladores de la expedición, Noel Odell y Hazzard, permanecerían en un campamento en el collado norte como apoyo a la cordada de Mallory. Tras la primera jornada de marcha, el grupo alcanzó los 8.160 metros, donde instalaron el último campamento, el C-6. Después, los porteadores descendieron. Al día siguiente Mallory e Irvine partieron hacia la cumbre... y nunca regresaron.


Probablemente la última foto realizada a Mallory e Irvine
¿Fallecieron antes o después de alcanzar la cumbre?
Gran parte de las especulaciones sobre si Irvine y Mallory alcanzaron o no la cumbre se centran en la posición en que se encontraban cuando fueron vistos por Odell. Este anotó en su diario que vio a Mallory e Irvine justo bajo la arista nordeste cuando alcanzaban la base del segundo escalón y que vio como lo superaban (en unos 5 minutos). Tras ello les vio supuestamente "acercándose a la base de la pirámide final" El primer parte de expedición que redactó describía su posición de similar forma: "en un prominente escalón rocoso a muy poca distancia de la base de la pirámide final".

Harris y Wager, participantes en una expedición británica de 1.933, encontraron el piolet de Irvine a unos 230 metros hacia el este del Primer Escalón y unos 20 metros bajo la arista. Es una zona poco peligrosa, donde es poco probable que Irvine sufriera una caída, pero que abandonara una herramienta imprescindible para la escalada es simplemente impensable.

Wang Hong, participante en el segundo ascenso de una expedición china al Everest, llevado a cabo en 1.975, dijo después haber visto "un inglés muerto" a unos 8.100 m. Esta noticia nunca fue hecha pública oficialmente, pero en 1986 se lanzó una expedición para buscar los restos de Irvine y Mallory basada en esta información. Tuvo que cancelarse prematuramente, debido al mal tiempo.

Una reciente teoría del investigador Tom Holzel, sugiere que los dos escaladores en realidad se encontraban descendiendo tras renunciar a la cima y que ascendieron una pequeña elevación para tomar fotografías de la ruta que quedaba por recorrer, muy útiles para posteriores intentos.

En 1.999 el investigador del Everest Jochen Hemmleb organizó una nueva expedición de búsqueda, liderada por Eric Simonson. Simonson había encontrado, durante su primer ascenso al Everest, en 1.991, bombonas de oxígeno muy antiguas cerca del Primer Escalón. Una de ellas fue encontrada de nuevo en 1.999 y se comprobó que fue usada por Irvine o Mallory en su intento de ascensión. Su ubicación allí podría sugerir que escalaron a una velocidad aproximada de 80 metros verticales por hora. Un ritmo muy bueno, que indicaría que los aparatos de oxígeno funcionaban correctamente.
Pero sin duda, el hallazgo más destacado de la expedición fue el cuerpo de Mallory a una altitud de 8.159 m.

El cuerpo encontrado de Mallory

El examen del cuerpo indicaba que no había sufrido una caída larga. Alrededor de su cintura era claramente visible la marca de la cuerda que le unía a Irvine durante la escalada, y que mostraba que aún estaban encordados cuando cayeron. Tenía la pierna derecha fracturada y una brecha en la frente del tamaño de una pelota de golf. La pierna izquierda se hallaba sobre la derecha, lo que se interpretó como un gesto de protección y que, por tanto, que estaba consciente después de la caída. Pero el doctor Elliot Schwamm, neurocirujano del Hospital General de Massachussets, afirmó que era imposible que siguiera consciente tras la herida de la frente. No había ningún equipo de oxígeno cerca, lo que indica que ya habían agotado (y abandonado) aquellos con los que partieron.

Como el hallazgo no resolvía la incógnita, los miembros de la expedición buscaron con ahínco la cámara de fotos que portaba Mallory. Técnicos de Kodak habían asegurado que debido al tipo de película que se usaba en aquellos años, y a la conservación a bajas temperaturas, aún sería posible revelar las fotos que se hubieran hecho en la cumbre. Sin embargo dicha búsqueda fue infructuosa. Hoy en día sigue siendo la cámara de fotos, el objeto más buscado del montañismo, pero sigue perdida en la montaña quizá junto al también desaparecido Andrew Irvine.

El mismo grupo que encontró el cuerpo de Mallory volvió a la montaña en 2.001. Ese año encontraron el campo C-6 establecido por los pioneros el día anterior a su muerte, pero no pudieron dar con el cuerpo de Irvine ni con la cámara de fotos. En 2.004 y 2.005 nuevas expediciones trataron de dar una respuesta al misterio de Mallory, pero no pudieron aportar nada nuevo.


Botas y reloj de Mallory, encontrados junto a su cuerpo.


Tras el rescate del cuerpo han surgido nuevas especulaciones que tratan de demostrar que Mallory e Irvine pudieron ser los primeros en conquistar la cima del everest. Las más importantes son dos:
  • La hija de Mallory aseguró que su padre llevaba una foto de su mujer para dejarla en la cumbre de la montaña. Como dicha foto no fue encontrada con el cuerpo, hay quien piensa que tal vez la abandonase efectivamente al hacer cima, para morir después en el descenso.

  • Mallory no llevaba puestas sus gafas de sol. Como Norton había padecido ceguera de las nieves en su anterior intento, tanto Mallory como Irvine ascendían con gafas de sol. Si no las llevaba puestas al morir, es posible que se debiera a que ya era de noche. Es poco probable que Mallory no hubiera abandonado si hubiese estado aún a 500 m de la cima al anochecer. La muerte pudo producirse pues al descender.


Sin embargo, los más escépticos alegan que es imposible que Mallory e Irvine superaran el segundo escalón, que es el paso de dificultad técnica más alto del mundo. De hecho, este obstáculo no fue superado hasta 1.953 y fue escalado en libre por primera vez por Conrad Anker, uno de los miembros de la expedición de rescate del cuerpo de Mallory, en 1.999. Anker, que ascendió por una línea fisurada, como probablemente habría hecho Mallory, calificó la vía con un nivel de dificultad 6b. Demasiado difícil para ser realizada a esa altura, con un equipo de oxígeno de 15 kg a la espalda.



Entre quienes defienden esta tesis está Reinhold Messner, el primer hombre que ascendió al Everest sin apoyo de oxígeno: 
“El segundo escalón hasta el día de hoy no había sido escalado en libre por nadie. ¿Cómo pudo Mallory haberlo logrado con sus botas de clavos y 20 kg de peso a la espalda? Por cierto, al segundo escalón los ingleses llegaron tarde, demasiado tarde. Hasta la cima desde ahí no hay dos o tres horas, sino una eternidad”.



Por su parte, Edmund Hillary, el primer hombre que, junto con Tenzing Norgay, coronó el Everest, se pregunta:  
“Si escalas una montaña por primera vez y mueres en el descenso, ¿es realmente el primer ascenso completo a la montaña? Yo personalmente me inclino a pensar que tal vez es igualmente importante el descenso. Y la escalada completa de una montaña supone llegar a la cima y volver abajo sano y salvo”. 


   
   
 



4 comentarios:

  1. No se si llegaron a la cima... pero como dijo Hillary, lo importante es subir y bajar para contarlo.
    Enhorabuena por la entrada y por el blog en general.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esta nueva entrada ... yo como soy una romántica, pienso q, si cuando encontraron su cuerpo no llevaba la foto de su mujer es xq la colocó en la cima ... Asi q lo consiguieron!!!!

    Enhorabuena por tu blog Tomás !!!
    1bsico.-

    pi.-

    ResponderEliminar
  3. Nunca se llegará a saber la verdad. Un saludo.

    ResponderEliminar