viernes, 1 de noviembre de 2013

ALTA RUTA DE LOS PERDIDOS (II)

(Pulsa aquí para leer la primera parte)

ETAPA 3: GRANGE DE HOLLE - ESPUGUETTES - PINETA

Distancia: 23 km.
Desnivel: +1.464m / - 1.719m


Y se cumplieron las previsiones: desde que nos levantamos, la lluvia caía sin cesar. Observábamos preocupados el panorama a través de las ventanas mientras desayunábamos y no era para menos: sin duda, esta que comenzábamos, era la etapa más dura de todo el recorrido.

De los cuatro yo fui el único que se acordó de meter en la mochila las polainas. No me sirvieron de mucho... a las dos horas de marcha, ya tenía los pies mojados.

Saliendo del refugio con el equipo de lluvia.


En menos de 20 minutos llegábamos al pueblo de Gabarnie. Entre lo temprano que era y el agua que caía, estaba prácticamente desierto. Atravesamos la población, y tomamos el sendero con fuerte pendiente hacia el refugio de Espuguettes.

Esta subida se me hizo eterna. Mis compañeros me sacaron varios metros de ventaja, y de vez en cuando tenían que esperarme. Llovía constantemente con fuertes rachas de viento, y para colmo, el agua se convertía de vez en cuando en granizo.

La subida pasada por agua.

Por fin, divisábamos al fondo el refugio...

Una vez en el refugio, nos quitamos toda la ropa y nos pusimos seca... el que tenía, pues a mí se me había mojado el interior de la mochila.

En la puerta del refugio, un simpático animal nos da la bienvenida...

El Refugio de Espuguettes está a 2.027metros de altura, y cuenta con una capacidad de 54 plazas en dormitorios de 5 a 10 personas.

Tras un reconfortante café con leche, volvimos a ponernos la ropa mojada y continuamos con la ruta aprovechando un momento de tregua, en el que dejó de llover. No duró mucho. A los pocos minutos, volvió a diluviar.  

Seguimos ascendiendo hasta un collado situado a 2.430 metros. A partir de aquí, tendríamos que buscar el desvío que nos llevaría por el Puerto Nuevo de Pineta.




El guarda del Refugio de Bujaruelo nos advirtió cuando nos explicó la ruta: "No lo dudéis. Si llueve coged el desvío por el Puerto Nuevo de Pineta. Os perdéis el lago de Marmorés, pero la bajada desde el Balcón de Pineta puede ser peligrosa con lluvia...".

El GPS de Floren no marcaba el desvío, y nos llevaba hacia el refugio de Tucarroya, así que estuvimos bien atentos a que los altímetros marcaran los 2.270 metros, que es donde debíamos desviarnos. A todo esto, el granizo había vuelto a caer con fuerza...




Tuvimos que saltar multitud de cascadas que la fuerte lluvia estaba provocando.



Tras un buen rato de caminata, llegamos al fin al Circo de Pineta. No se si era el cansancio acumulado o que ya me empezaban a molestar las rodillas, pero la bajada se me hizo muy larga...


Al fondo, el Parador de Turismo.

Cartel indicador, poco antes de internarnos en el bosque.

Llegamos al bosque y la pendiente se suavizó. La lluvia continuaba, pero aquí estábamos más protegidos. 




Según el mapa, tendríamos que continuar la GR-11, y cruzar el río para llegar al Refugio de Pineta. Pero no había puente, y lo que normalmente es un típico río de montaña que se puede cruzar saltando de piedra en piedra hasta la otra orilla, se había convertido en un caudaloso torrente de agua que llevaba gran velocidad. Así que la única solución era cruzar el único puente hasta el Parador de Turismo, y bajar hasta el refugio por la carretera durante varios kilómetros.


Habíamos caminado 11 horas, de las cuales más de 9 bajo lluvia o granizo... pero por fin llegamos al refugio. 






El Refugio de Pineta cuenta con 71 plazas entre camas y literas y está guardado todo el año. A mí me decepcionó mucho. Normalmente, los refugios a los que se puede acceder con coche suelen ser los mejores. Llegamos tarde, es cierto, pero ya no teníamos zapatillas disponibles para relajar nuestros sufridos pies. Yo, que calzo un 45, tuve que ponerme las únicas que quedaban disponibles... un 38! El suelo era un barrizal ya que muchos optaron por continuar con sus mojadas botas. 


Nos dieron una habitación muy pequeña para los cuatro con dos literas dobles. Con ayuda de los bastones, la convertimos enseguida en un improvisado tendedero de ropa...




Llenamos las botas con papeles de periódico para que absorbieran la humedad y bajamos al comedor. Cenamos bien, y enseguida nos fuimos a dormir.






ETAPA 4: PINETA - GÓRIZ
Distancia: 13,75 km.
Desnivel: +1.876m / - 896m

Continuó lloviendo toda la noche, pero por la mañana cesó durante un buen rato. Tras desayunar y recoger todo, comenzamos la 4ª etapa.


Santi en la puerta del refugio antes de salir.

Apenas acabábamos de salir del refugio y ya nos vinos con un problema: el Cinca seguía crecido, e ir a buscar el puente de la jornada anterior suponía varios kilómetros extras. Así, que a remangarse los pantalones y a descalzarse para pasar a la otra orilla...


Tras secarnos los pies, iniciamos la marcha siguiendo unos hitos de piedra, internándonos en un bosque de hayas y pinos por un sendero que asciende con mucha pendiente. 


Al cabo de una hora más o menos, vemos que el grupo de asturianas que conocimos en el refugio y que salieron antes que nosotros se dan la vuelta. Una de ellas, se ha caído intentando cruzar el torrente de agua que baja por el barranco de las Fayetas y el resto se han asustado. Volvieron a Pineta, y en coche viajarían hasta Torla, tomarían el bus hasta Ordesa y de allí a Góriz. Casualmente llegaríamos a la vez al refugio de Góriz.
Nos puso un poco nerviosos la decisión de este grupo de chicas, pero cuando llegamos al barranco, vimos que no era peor que las cascadas que tuvimos que cruzar el día anterior, y pasamos sin problemas.


Continúa el ascenso (con trepadas incluidas) por un hayedo hasta que alcanzamos la zona de pastos. Apenas habíamos realizado 3 km, y hacía ya casi tres hora que salimos. La jornada prometía ser dura una vez más...



Por el camino nos encontramos multitud de Edelweiss.

El camino sigue siendo vertical, y para colmo comienza a llover... otra vez.



Luis filmando nuestra aventura.

Tras ascender por empedrados caminos, finalmente llegamos al Collado de Añisclo. Floren y Santi iban siempre en cabeza, mientras Luis y yo no parábamos de fotografiar. Las vistas lo merecían...


Desde el collado la vista se abre hacia el formidable tajo del Cañón de Añísclo, flanqueado por el pico Inferior de Añísclo o de la Suca (2.790 m) por el este y por la Punta de las Olas (3.002 m) y el macizo de Monte Perdido al oeste.

Al poco, nos aparece una placa ascendente con las primeras cadenas.








La zona de la cadena es una roca plana en ascenso. La segunda parte de cadenas es en descenso y tiene dos tramos, el primero para destrepar un murete de unos tres metros más o menos verticales, que está seco y se baja sin problemas y el segundo tramo, es un poco más largo, menos vertical y por el que chorreaba bastante agua y hacía muy resbaladiza la bajada. Floren y Santi abandonaron las cadenas y optaron por bajar por las piedras viéndolo más seguro. Luis y yo seguimos por las cadenas.


El que suscribe, bajando por tramo vertical.
Floren y Santi bajando por la peligrosa pedrera.
Luis y yo optamos por las cadenas.

Después de pasar la zona de cadenas, llegamos al collado superior de Góriz o de Arrablo, ya por terreno llano primero, y descendente después; descendimos del collado hasta unas praderas con agua donde cruzamos el barranco de Arrablo y llaneando, llegamos hasta los llanos de Góriz.









Y por fin llegamos al Refugio de Góriz. Eran las 7 menos cuarto, y nos obligaron a cenar a las las 7. Así, que apenas sin cambiarnos, entramos al comedor. Allí nos encontramos con los franceses con los que coincidimos en el refugio de Oulettes de Gaube. Muy amables, se empeñaron en compartir sus bebidas "espirituosas" con nosotros... demasiado fuertes para nuestro gusto.



Santi sirviendo la cena ante la mirada ansiosa de Floren...

Y aparte de la cena... ¿qué se puede decir bueno de Góriz? Ah, sí, que cumple su 50 aniversario... y poco más. Ya dije todo lo que tenía que decir sobre este refugio en la entrada Ascensión a Monte Perdido.



Cartel del aniversario de Góriz.

Tras la cena, alguna cervecita, un poco de lectura y a repasar sobre el mapa la ruta del día siguiente. Las dos últimas etapas habían sido agotadoras para los cuatro, pero sobre todo para mis rodillas. Poco más tarde, nos retiramos a la masificada habitación a dormir.







ETAPA 5: GÓRIZ - SARRADETS - BUJARUELO
Distancia: 16,2 km.
Desnivel: +673m / - 1.493m

Tras el madrugón y el desayuno (qué queréis que os diga, no fue muy bueno...), preparamos los trastos para afrontar la última etapa de esta ruta. 



Bien abrigados en la puerta del refugio, listos para partir.


Salimos del refugio en dirección noroeste cruzando el barranco de Soaso y hacia el circo de Góriz en sentido ascendente, con potentes repechos en los primeros 30 minutos hasta llegar al punto de trepada. Luego ya se suaviza..


Dejando atrás el refugio.

 El camino está muy bien marcado con hitos y marcas de la GR. No hay pérdida.







Antes de afrontar la subida hacia la Brecha de Rolando, vimos a un numeroso grupo de cabras montesas que parecían ignorar nuestra presencia.





Rodeamos la plana de San Ferlús por la derecha, por un sendero en continua subida, suave primero y más empinado después. Tras trepar un poco obtenemos las primeras vistas de la Brecha. 





Unos metros más arriba está la gruta helada de Casteret, descubierta en 1926 por Norberto Casteret. Actualmente la cueva es zona protegida y su acceso está prohibido.








Tras atravesar varios neveros y subir por zonas mixtas de hielo y roca, llegamos al Paso de los Sarrios, equipado con una cadena anclada a la roca. 










Tras una pequeña subida llegamos a la Brecha de Rolando, un cortado de 40 metros de ancho por 100 de alto. Estábamos pletóricos. Nuestro último ascenso había terminado. A partir de aquí sería todo bajada.







Cuenta la leyenda que Rolando (o Roldán), después de haber sido derrotado en batalla en Roncesvalles, huyó de sus perseguidores buscando un paso entre las montañas. Fue entonces cuando llegó al muro donde hoy se encuentra el pico del Casco, y viéndose acorralado, lanzó su espada Durandarte contra la muralla rocosa, lo que provocó la actual brecha...

La Brecha de Rolando es el único paso natural a la vertiente francesa, hacia el circo de Gavarnie. Su figura característica le ha servido, además de paso natural, para ser uno de los lugares más fotografiados, curiosos y emblemático de Los Pirineos.

Tras una pequeña pausa, pasamos al lado francés para iniciar la bajada por el glaciar hasta Sarradets. 


El glaciar unos lo bajaron andando... y otros de culo.
Al fondo, el Refugio de Sarradets.

El Refugio de Sarradets está situado a 2.587 metros, y está guardado en Semana Santa y desde finales de mayo a principios de octubre (las fechas varían según las condiciones climáticas). Comimos en la terraza del refugio.



Dando buena cuenta del embutido con preciosas vistas.

Después de almorzar, comenzamos a bajar hacia el puerto a través de bloques de rocas.



Dejando atrás el refugio y despidiéndonos de la Brecha...

Al rato llegamos al Puerto de Bujaruelo. A partir de aquí, el camino era un mero trámite. Todo bajada muy suave durante unas 2 horas y pico.




Cartel indicador de lo poco que nos quedaba...


Marmotas, nuestras compañeras de viaje.


La bajada, aunque larga, era muy suave.

Al fin pudimos divisar San Nicolás de Bujaruelo de nuevo.

Y por fin llegamos. Completamos la Alta Ruta de los Perdidos: 100 kilómetros por alta montaña. Lo habíamos conseguido. 


Tras una cerveza para celebrarlo y sellar el control de etapas, nos fuimos con el coche rumbo a Linás de Broto. Allí cenaríamos tranquilamente y pasaríamos noche en El Último Bucardo.




Ya relajados en el albergue El Ultimo Bucardo...


Y poco más hay que contar, pues al día siguiente regresamos tras el desayuno. Sólo decir que a pesar del esfuerzo valió la pena y mucho esta experiencia, y más realizándola en compañía de estos amigos.




El control de etapas con todos los sellos: Bujaruelo, Oulétes de Gaube, Grange de Holle, Pineta, Góriz, Bujaruelo de nuevo y El Último Bucardo.



Este es vídeo que realizó Luis de la ruta:












7 comentarios:

  1. Acabamos de ver el video Angel y yo y nos ha encantadoooooooooooooooooooooooo..:!!!!!
    Que pasada de ruta y que maravilla de fotos.....una pasada Tomas
    Enhorabuena por la cronica y enhorabuena a los cuatro por la proeza conseguida, dejais el pabellon de "Sección de la Teniente Pi" muy alto!!!!

    1bsico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La verdad es que Luis realiza unos magníficos vídeos, son un recuerdo genial...
      Besos!

      Eliminar
  2. Hola buenas tardes,

    Me gustaría que me informaras de que número de hoja se trata para pillarla en el IGN. De todas formas enhorabuena por la ruta.

    nachogdp@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Siento no poder ayudarte. Los tracks de la ruta nos los dieron en el Refugio de Bujaruelo.
      Un saludo y gracias por seguir el blog!

      Eliminar
    2. Creo que se pueden descargar en la web oficial de la Alta Ruta de los Perdidos:
      http://www.laaltarutadelosperdidos.com/la-ruta/

      Eliminar
  3. enhorabuena por la ruta y por el blog, me ha parecido muy completita y bien redactada. En el tema de los refugios estoy con vosotros, casi todos son un desastre en cuanto a la comida y algunas cosas como la masificación de los dormitorios o los horarios de las cenas. En Góriz hace 4 años nos pusieron para cenar lentejas con NADA, sólo agua, y ensalada con NADA, sólo lechuga, de segundo emperador con tomate. Ya sé que estos establecimientos no son hoteles de 4 estrellas pero es que aquello estaba tan mal, seguramente hasta mal descongelado, que nadie, nadie en el comedor se acabó el pescado. El hecho es que tuvimos que calentar con el infiernillo un vaso de leche y unas galletas para acostarnos cenados. El desayuno idem. Personalmente evito los refugios por estos detalles, hay que tener en cuenta que ya nos costó cenar nada menos que 14 euros, lo único positivo de estos establecimientos es el refugio ante el mal tiempo y el que te permite prescindir de equipo para dormir y cocinar, con lo que ello supone de espacio y peso. Una consideración para ser justo: el refugio de Baysellance sí que puedo asegurar que cumple bien con la cena, tuvimos ocasión de cenar hace 2 veranos y nos pusieron ternera estofada, arroz salvaje y ensalada, con pan de hogaza, y de postre peras al vino con chocolate, y para colofón, como buenos franceses pusieron un plato colmado de quesos de diferentes texturas, tradición en Francia, una maravilla que no nos esperabamos y que dimos cuenta con el delicioso pan de hogaza. Todo ello por 19 euros, que al principio nos pareció caro, pero cuando salimos con la tripa llena nos pareció una maravilla. Esa es la diferencia entre pagar 14 euros y salir decepcionado y cabreado o pagar algo más y salir satisfecho. Yo, personalmente evito los refugios a no ser que sepa que vayan a estar bien, y el de baysellance lo está (en comida, dormir no hemos dormido). Por cierto, qué tal el de Oulettes? También os queria preguntar que qué opináis de realizar la ruta en la versión 3 días, es que la primera etapa va nada más y nada menos que desde Bujaruelo a Pineta, y lo veo excesivamente larga y con mucho desnivel. La pena es que no dispongo de más días. Qué opináis? Gracias. Miguel Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Angel!!
      El refugio de Oulettes de Gaube... bueno... lo calificaría de regular. No cenamos muy bien, y los dormitorios son tipo Góriz. Aunque Góriz tiene por lo menos taquillas para mochila y Oulettes no, tienes que dejar todo colgado de unas perchas a la entrada del refugio. Lo mejor son las vistas desde la terraza.
      En cuanto a hacer la Alta Ruta de los Perdidos en 3 días (Alta Ruta Express), a mí personalmente me parece un poco heavy. Pero eso tienes que verlo tú y sopesarlo con tu forma física. Hay gente que la ha realizado corriendo en 24 horas... Yo a la montaña voy a disfrutar, no ha luchar contra el reloj.
      Gracias por seguir el blog y un abrazo!

      Eliminar